Blog

Sustituir ventanas: la ventana de PVC

Si estás pensando en sustituir ventanas, este artículo te interesa. Hoy te mostramos las virtudes de esta magnífica ventana de la que todo el mundo habla, pero que pocos conocen a fondo.

Aunque en el mercado existen diferentes tipos de carpintería exterior para viviendas, son generalmente dos de ellas las que más se comercializan. El aluminio y el PVC. En este artículo, vamos a tratar de poner el foco en las ventanas de PVC, a menudo injustamente denostadas por falta de información precisa.

A título informativo diremos que cuando un material está fabricado en PVC, significa que está compuesto de policloruro de vinilo (PolyVinyl Chloride) que explicándolo de forma simple, viene a ser una mezcla de diferentes compuestos de forma repetida, que le confieren un gran resistencia mecánica, al impacto y abrasión, baja densidad, ligereza y durabilidad.

Te contamos los aspectos más relevantes de este tipo de carpinterías y que en nuestra opinión la sitúan como una de las mejores, sino la mejor, de las opciones disponibles en el mercado para sustituir ventanas.

Aislamiento

Quizá sea esta la principal característica en la cual este material se aleja de sus competidores. Puede llegar a tener un coeficiente de aislamiento térmico dos y hasta tres veces superior a su principal competidor, el aluminio, aunque este sea fabricado en su gama alta RPT (rotura puente térmico).

Sin entrar en más detalles, solamente la composición molecular de ambos materiales, ya ofrece de por si resultados muy dispares que convierten al PVC en una elección con un magnífico equilibrio energético.

Resistencia

No queremos engañarte. Es completamente cierto que el aluminio es mucho más resistente que el PVC, si bien el grado de resistencia que ofrece el aluminio no aporta grandes ventajas en carpinterías exteriores a efectos prácticos. Quizá en otros campos pueda ser más aprovechable.

También es cierto que antiguamente se fabricaban ventanas íntegramente de PVC, lo que provocaba un resultado deficiente y en ocasiones deformaciones de su estructura. Ahí fue donde el aluminio aprovecho para posicionarse de nuevo en el mercado.

Sin embargo, todo esto ha cambiado mucho hace algún tiempo. Grandes avances tecnológicos han devuelto al PVC a un lugar del que va a ser difícil apearle. El PVC al ser un polímero, puede obtener mejoras de forma constante en su formulación para hacerlo cada vez un producto que se adapte mejor a las necesidades de la industria. Además hoy día, aunque veamos el exterior de una ventana íntegramente fabricada en PVC, el alma es de acero galvanizado, lo que elimina los antiguos problemas de deformación y garantiza la resistencia necesaria.

Diseño

Aunque el más demandado es el acabado en color blanco, existen otros que se adaptan a todas las necesidades. Una amplia gama de colores con una durabilidad extraordinaria, permiten dar el contrapunto necesario a cualquier vivienda. Sin embargo son los acabados en madera los mas conseguidos. Te será necesario tocar la ventana para asegurarte de si es madera o no. Incluso ni eso te servirá en ocasiones.

Algunas gamas de marcas punteras como Eurofutur de KÖMMERLING ofrecen diseños redondeados muy agradables al tacto, huyendo de aristas y esquinas punzantes muy habituales en las carpinterías de aluminio, que pueden llegar a ocasionar pequeñas lesiones al manipularlas.

Además el sellado del vidrio se realiza con juntas de goma desmontables a diferencia de los habituales cordones de silicona en otro sistemas.

Acústica

El elemento con mayor transmisión acústica en un edificio suelen ser las ventanas. De ahí la importancia de elegir una carpintería de calidad en zonas con mucha contaminación acústica, o simplemente por ser un amante del silencio.

En este caso, el PVC vuelve a ganar por goleada. El aluminio al ser un metal tiene un coeficiente transmisor del sonido mucho mayor al PVC.

Coste

No lo negaremos. Una ventana de PVC de calidad de una primera marca, no es una ventana económica. Pero es mucho más barata que su mejor competidora y de similares prestaciones en aluminio, pudiendo llegar a ser hasta un 15% más económica. Tiendo en cuenta el presupuesto total de una vivienda en ventanas, es un argumento más que sólido a tener en cuenta dado el gran ahorro que supondrá en energía.

Por tanto nuestra apuesta es clara. Para sustituir ventanas, las de PVC actuales ofrecen un conjunto de prestaciones muy superiores al aluminio. Eso si, como en todo, hay que ir a primeras marcas. Si necesita asesoramiento, ponte en manos de profesionales y huye de consejos vecinales.

En nuestro caso, solamente instalamos el modelo Eurofutur de KÖMMERLING con un 100% de satisfacción y garantía inigualable. Un perfil de ventana que cuando cierra su hoja, abre tu boca, y la deja así un buen rato.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.